viernes, junio 22, 2007




La Europa que queremos:

Los españoles y los Asturianos ya dijimos claramente que si queríamos la Europa de la constitución Europea, pero lo que sucedió en Francia y Holanda dijeron que no querían navegar con nosotros. Ahora les toca volver a plantearse una nueva Europa, pero nuestras posición es clara, más Europa.
Más Europa para:

-Enfrentarnos a una unión real de estados y no solo económica

-Todos los europeos tengamos las mismas posibilidades y facilidades

-Las obligaciones sean para todos igual

-Ser una alternativa real a EEUU

-Contribuir a la paz y construir entendimientos

-Enfrentarnos todos juntos a los retos de la globalización.

En definitiva una Europa real en la que todos podamos desarrollar un proyecto común que sea bueno para todos y todas.

Desde la izquierda debemos exigir lo máximo a los dirigentes europeos. Los socialistas debemos mirar a nuestros orígenes, escuchar lo que decía Marx, unidad de obreros.
Los socialistas debemos ser el principal arquitecto de esta nueva unión.

Un saludo socialista

3 comentarios:

Pedro dijo...

La globalización en sí es buena y hasta necesaria siempre y cuando lo que se globalice sean los valores sociales como la educación, las libertades democráticas, los derechos fundamentales del hombre, ect.. Es decir, ojalá este mundo fuese más uniforme en el sentido de que no exista esa gran diferencia cada vez mayor entre países ricos y países pobres.
Europa tiene que luchar no contra la globalización sino contra de la pobreza, la desigualdad y la injusticia tanto política como económica.
Para crear este proyecto civilizador, Europa no resulta suficiente, pero ha de ser imprescindible. Por supuesto, siempre que se trate de una Europa unida no sólo en torno a los ideales cosmopolitas formulados por la Ilustración, sino también en defensa de conquistas posteriores, como el Estado de bienestar, el sentido laico del orden político o las garantías jurídicas para todos. Esa unidad necesita una Constitución que establezca los principios fundamentales de forma institucional y también una voz en política exterior conjunta y una capacidad militar que garantice la seguridad del continente sin necesidad de recurrir a la protección interesada de otras potencias. No se trata de propugnar una Unión Europea como fortaleza cerrada frente a nadie, sino una Europa suficientemente fuerte en su coherencia como para permanecer abierta y generosa ante las necesidades globales. Hoy más que nunca nuestras naciones necesitan al resto del mundo, porque amenazas terribles nos han demostrado que ni los países más poderosos pueden vivir aislados: pero también es cierto que el mundo necesita esa voz europea, armónica y clara dentro de su característico pluralismo. Es hora de que los ciudadanos europeos, exijamos a nuestros gobiernos que adopten las medidas imprescindibles para que tal unidad sea efectiva.

Té la mà Maria dijo...

quins records et porta a tu la nit de Sant Joan ?

Eduardo Cariñena Burbano dijo...

en primer lugar decirte que no seas tan pureta...jaja
hay que asumir que la constitucion era un fracaso xq no tenia legitimidad constituyente y porque se basaba en terminos economicos y no sociales.

era evidente que este acuerdo en forma simplificada(xq no es otra cosa) va a liberar un poco a Europa y es un primer paso, pero tenemos que decidirnos que Europa queremos y en este sentido es tan dificil acordarlo que no se si sera posible.

ya te replicare en un articulo.